translation missing: es.general.icons.arrow_fat_left translation missing: es.general.icons.arrow_fat_right translation missing: es.general.icons.arrow_right Bolsa translation missing: es.general.icons.close_circle translation missing: es.general.icons.expand_arrows translation missing: es.general.icons.facebook translation missing: es.general.icons.instagram translation missing: es.general.icons.hamburger translation missing: es.general.icons.info translation missing: es.general.icons.down_arrow translation missing: es.general.icons.mail Mini Bolsa translation missing: es.general.icons.person translation missing: es.general.icons.ruler Buscar translation missing: es.general.icons.shirt translation missing: es.general.icons.triangle translation missing: es.general.icons.bag translation missing: es.general.icons.video-play
Bienvenido 2017

Propósitos 2017: Un año más slow

Propósitos 2017: Un año más slow

Artículo por Javiera Amengual / Directora Franca.

A pocos días de terminar el año, vale la pena tomarse un momento para visualizar qué nos ha dejado este 2016 y cómo visualizamos el 2017, qué metas nos acompañarán en el camino y cómo podemos alcanzarlas. Fue en ese ejercicio que la pregunta cómo hacer del próximo año uno más sustentable y alineado con un estilo de vida slow apareció como una de las más relevantes y quisimos hacer una lista con nuestras ideas y recomendaciones para hacer de este año que viene uno más alineado con nuestros valores Franca. 

 

1. Comprar cosas que tengan valor para nosotros y nos gusten mucho

Parece obvio, pero la verdad es que preguntarnos sobre qué tanto nos gusta algo antes de comprarlo no es una práctica del todo común en un contexto donde las tendencias vuelan y las ofertas están a la orden del día.

Basta con hacernos un par de preguntas básicas para empezar a vislumbrar una solución a este problema. Antes de comprar algo preguntarnos ¿me gusta? ¿lo necesito? ¿combina con lo que tengo? ¿lo usaré más de una vez? ¿me queda bien? Preguntas como estas nos permitirán tomarnos una pausa y frenar compras impulsivas y de prendas u objetos que después de unas semanas nos hacen decir "por qué lo compré".

Por otra parte, gastar nuestro dinero en algo es poner parte de nuestro esfuerzo en un producto o servicio que debe valer realmente la pena, ya que hemos trabajo duro para conseguirlo. Si valoramos lo que compramos también estamos valorando nuestro trabajo para poder comprarlo. 

Por último, evitaremos la acumulación innecesaria de objetos que tienen como destino terminar en un tacho de la basura. 

2. Priorizar calidad, no cantidad 

Muy vinculado con el punto anterior, si empezamos a preguntarnos por nuestras compras inevitablemente llegaremos al punto en donde empezaremos a privilegiar calidad por sobre cantidad, buscando que esas prendas que tanto nos gustan puedan acompañarnos más de una temporada.

Ya lo ha dicho anteriormente la elocuente Vivian Westwood: Buy less, choose well, and make it last, es decir compra menos, escoge bien, hazlo durar.

3. Consume local

No por nada es uno de nuestros valores y aquí te explicamos por qué.

Privilegiar la manufactura local incentiva la economía nacional y da trabajos a nuestra comunidad más cercana. Por otra parte, nos permite conocer más sobre nuestra propia identidad cultural, gastronómica y artística, volviéndonos sujetos activos de esta. 

Por último, permite reducir nuestras emisiones de carbono, ya que eliminamos de su ciclo el trasporte de estos a nuestro país. Y bueno ¿por qué hacer que productos vengan de China si los puedes encontrar hechos en Chile? 

Bonus: Esto también aplica para frutas y verduras :)

 4. Comprar o intercambiar ropa y objetos de segunda mano 

Una excelente oportunidad para darle una segunda vida a una prenda u objeto en desuso es comprar en mercados o tiendas de segunda mano, ventas de clóset o garaje u organizar un intercambio de ropa o swap entre amigas(os). 

5. Reparar 

Otra manera de dar una segunda vida a nuestra ropa y objetos es reparándolos. Y si nos ponemos creativas, podemos customizarlos para hacer de ellos algo total o parcialmente nuevo.

¡Animémonos a tomar agujas, hilos y pegamentos!

6. Lavar menos nuestra ropa

Tal como lo ves. A pesar de tener sumamente incorporado en nuestro hábitos que el lavado de la ropa debe ser lo más periódicamente posible, esta etapa del ciclo de vida de una prenda puede tener un altísimo impacto llegando a alcanzar, entre lavados y secados, casi un 80% del uso energético completo de esta.

Así, si disminuimos la cantidad de lavados y secados, usamos métodos alternativos para mantener nuestras prendas, tomamos precauciones como lavar con agua fría o tibia (no caliente) podemos efectivamente disminuir el consumo energético asociado al vestuario, y así nuestro impacto.

7. Reducir nuestro uso diario de plástico

El plástico es un material que acompaña nuestra vida a diario. Es barato, altamente resistente, práctico y versátil, lo que lo ha derivado en su constante uso, y abuso. Aunque ha sido a veces injustamente apuntado como el culpable del desastre ambiental que vivimos hoy en día, el problema realmente no es el material en si, sino el uso que hacemos de este, es por esto que debemos pensar dos veces antes de incorporarlo en nuestros hábitos diarios.

Dado lo anterior esperamos este año reducir o eliminar el uso de bolsas plásticas y reemplazarlas por lindas bolsas reutilizables, eliminar el consumo de botellas, cubiertos y platos plásticos, entre muchos otros objetos que han sido rotulados como "desechable".

Y bueno, si los usas ¡recíclalos! 

8. Reciclar 

Según la encuesta Adimark (2015) Chile se producen 16.9 millones de toneladas de basura al año, de las cuales solo un 17% se recicla.

Encuentra tu punto de reciclaje más cercano e incorpora este valioso hábito a tu rutina.

9. Dejar o comer menos carne 

Sabemos que este ítem se escapa de la moda y el diseño, pero no por eso podemos dejarlo de lado. Según un reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (2006) la industria ganadera genera un 18% más de CO2 que el sector del transporte y es responsable de la pérdida de biodiversidad, degradación de las tierras, así como contaminación atmosférica y del agua. 

Así, la industria ganadera se posiciona como una de las principales responsables del calentamiento global. De acuerdo a la campaña Lunes sin carne, en un solo día sin consumir este alimento, cada persona reduce su huella de carbono en un 12%.

¿Te sumas?

10. Bajémonos del auto y privilegiemos métodos de transporte alternativo

Y aunque mencionamos que la industria de la carne genera más emisiones de C02 que el sector del transporte, creemos que hay muchos beneficios en hacer este cambio: mayor actividad física, un momento de pausa y de meditación activa, cultivar el hábito de cuidar nuestro transporte público y de compartir nuestros auto cuando sea nuestro medio de transporte. 

¿Cuáles son tus ideas, propósitos o recomendaciones para hacer de tu vida una más slow? :)