translation missing: es.general.icons.arrow_fat_left translation missing: es.general.icons.arrow_fat_right translation missing: es.general.icons.arrow_right Bolsa translation missing: es.general.icons.close_circle translation missing: es.general.icons.expand_arrows translation missing: es.general.icons.facebook translation missing: es.general.icons.instagram translation missing: es.general.icons.hamburger translation missing: es.general.icons.info translation missing: es.general.icons.down_arrow translation missing: es.general.icons.mail Mini Bolsa translation missing: es.general.icons.person translation missing: es.general.icons.ruler Buscar translation missing: es.general.icons.shirt translation missing: es.general.icons.triangle translation missing: es.general.icons.bag translation missing: es.general.icons.video-play
Guía Práctica

Julio sin plástico o el desafío que te hará pedir tu próximo Aperol sin bombilla.

Julio sin plástico o el desafío que te hará pedir tu próximo Aperol sin bombilla.

Si hay un material que sufre de mala reputación entre causas medio ambientalista es el plástico, en gran parte porque puede demorar hasta 600 años en biodegradarse. Sin embargo, el problema del plástico va más allá del material mismo y radica en gran parte del uso indiscriminado que como sociedad y consumidores hemos hecho de el. Por eso queremos contarles sobre la campaña "Julio sin plásticos" o "Plastic Free July". Qué es, de qué se trata y cómo puedes sumarte, te lo contamos todo a continuación.

Plastic Free July es una campaña desarrollada en Australia, cuya idea era tan simple como desafiante: evitar y rechazar el uso de objetos y/o empaques de plástico durante ese mes ¿Con qué objetivo? Crear consciencia de las enormes cantidades de plástico que podríamos evitar, pero que finalmente son desechadas día a día en todo el mundo. Así la campaña nos desafía a observar nuestros hábitos, encontrar nuevas soluciones que reemplacen el uso de plástico (especialmente el "desechable") y alentarnos a cambiar nuestros hábitos. 

Dentro de las mayores ventajas del plástico encontramos que es barato y eficiente de producir, ligero, moldeable, versátil y muy duradero. Entonces ¿cuál es el problema? Desafortunadamente gran parte de sus virtudes lo han convertido en un "peligro", pues este material hecho para durar y resistir se ha convertido en objetos destinados a un solo uso, es decir desechable, como por ejemplo bolsas de plástico, bombillas, globos, cubiertos desechables, contenedores de comida para llevar y un eterno etc. que terminará en vertederos, contaminando la tierra y el océano, además de afectar nuestra salud y el bienestar de comunidades y animales que sufren directamente el impacto de la industria y sus residuos. 

Si bien el plástico es reciclable, su calidad va decreciendo y no mitiga el problema de fondo: usamos demasiado plástico. Por eso el foco de esta campaña está puesto en: rechazar, reducir y reusar ¿Cómo? Aquí te damos un par de ideas para que pases este desafío. 

1. "Sin bolsa por favor": Tu nueva mejor amiga sin duda serán las bolsas reutilizables de tela. Acostumbra a salir siempre con al menos una en tu cartera/mochila y reemplaza las bolsas plásticas por una de tela. 

2. Tu segunda mejor amiga, la botella reutilizable: No olvides entre tus "indispensables" llevar siempre contigo una botella de aluminio o vidrio que puedas rellenar a diario. Además de generar menos residuos, ahorras en agua embotellada :)

3. Evita las bombillas o pajitas plásticas: Se ven lindas en nuestros vasos, pero son completamente imprescindibles y un gran problema ya que su uso promedio es de 10 a 20 minutos, pero constituyen un 4% de la basura plástica del mundo.

Puedes simplemente rechazar su uso o reemplazarlo por opciones de vidrio o aluminio. 

Ilustración Mariana Matija

4. Compra a granel o en ferias: Así evitarás exceso de envoltorios plásticos que se utilizan en frutas y verduras (¿de verdad una berenjena necesita estar envuelta en plástico?) y podrás lucir tus hermosas bolsas reutilizables. 

5. Evitar el uso de plástico envolvente: Lo sabemos, es práctico y permite que nuestros alimentos duren más en el refrigerador, pero podemos fácilmente reemplazarlo por contenedores de vidrio (o de plástico si ya tienes), utilizar un plato para tapar otro u opciones de tela reutilizables como Bee's Wraps o las nacionales Bumi o EnvuelBee

Aquí más ideas sobre cómo almacenar tu comida.

6. Cepillo de diente de bambú: A diferencia del cepillo de plástico, el de bambú es compostable. 

7. Prefiere envases de vidrio: Puedes reutilizarlos para guardar comida en el refigerador o despensa, así como para transportarla si comerás afuera de tu casa. Por otra parte, a diferencia del plástico, este material puede ser completamente reciclado sin perder su calidad. 

8. Planifica tus comidas y bebidas: Si vas a comer fuera de tu casa, prioriza llevar tu propia comida en contenedores de vidrio o plástico que ya tengas en tu casa. Si no es posible, siempre lleva contigo tus cubiertos, así al menos evitarás el uso de unos desechables. 

9. Tu higiene íntima también afecta al planeta: Si cambiamos los tampones y toallas higiénicas desechables por alternativas más amigables con el medioambiente como las copas menstruales, no solo nos estamos ahorrando mucho dinero mensual, sino que también estamos evitando que millones de desechos plásticos (si, ambos contienen plástico en su composición) no terminen acumulándose en basurales. 

Estas son solo un par de ideas y finalmente el desafío, más allá de erradicar nuestro consumo de plástico, nos invita a observar nuestros hábitos, a tomar mejores decisiones de compra y a vivir con menos basura. 

¿Te animas a sumarte al desafío? Las invitamos a compartir sus alternativas de reemplazo, fracasos y triunfos usando el #plasticfreejuly :) 

 

Imágenes

Portada: Mandy Barkers, serie de imágenes que combinan el problema que generan los residuos de plástico en el océano y una hermosa composición fotográfica. 

Listado: Imágenes Franca. // Vía Pinterest