translation missing: es.general.icons.arrow_fat_left translation missing: es.general.icons.arrow_fat_right translation missing: es.general.icons.arrow_right Bolsa translation missing: es.general.icons.close_circle translation missing: es.general.icons.expand_arrows translation missing: es.general.icons.facebook translation missing: es.general.icons.instagram translation missing: es.general.icons.hamburger translation missing: es.general.icons.info translation missing: es.general.icons.down_arrow translation missing: es.general.icons.mail Mini Bolsa translation missing: es.general.icons.person translation missing: es.general.icons.ruler Buscar translation missing: es.general.icons.shirt translation missing: es.general.icons.triangle translation missing: es.general.icons.bag translation missing: es.general.icons.video-play
Vida Slow

Intenciones 2018: Un nuevo año de vida slow.

Intenciones 2018: Un nuevo año de vida slow.

El 2017 ha sido un año intenso, lleno de desafíos y muchísimo aprendizaje. Pero como todo ciclo, está llegando a su fin y nosotras ya nos preparamos para recibir un nuevo año, con nuevos objetivos y rituales para hacer de este 2018 un año para seguir consolidando nuestro camino hacia una vida más lenta, alineada con nuestro propósito e intenciones ¿te sumas? 

Al terminar el año 2016 ya sabíamos que este 2017 sería de trabajar un nuevo estilo de vida, uno más slow y consciente, y para eso hicimos una lista de ideas que nos permitieran alcanzarlo. Pero este año queremos ir un poco más allá y proponer un método, más que esas acciones concretas (que por supuesto, son parte de ese camino). 

1. Lento, pero seguro.

Si estás leyendo esto, entonces eres una de las nuestras, una de esas personas que quiere cambiar el mundo (y a si misma o mismo) a través de sus acciones. Causas o temas sobre los cuáles preocuparnos hay muchos: El origen de los productos que consumimos, las condiciones laborales dentro de la industria de la moda o los alimento, las emisiones de carbono, la deforestación producto del consumo de carne, los derechos animales, la generación de basura, la contaminación de los océanos y suma y sigue. 

Por eso, nos parece que si queremos realmente comprometernos con un cambio de vida más consciente y slow, debemos también partir de esta manera. Ya lo dice el dicho "el que mucho abarca, poco aprieta" y si queremos que nuestro compromiso sea a largo plazo, entonces vamos avanzando poco a poco hacia él, conectando con cuáles son esas causas o valores que no transamos, que nos apasionan y que inevitablemente en el futuro nos llevarán a conectar con otras causas o movimientos. 

¿Animalismo? ¿Potenciar la industria local? ¿No generar basura? No hay causas mejores o peores, pues todas están de una un otra manera conectadas, pero será nuestra decisión personal y completamente valida escoger por dónde queremos partir. 

2. Cumpliendo metas.

Dejar de consumir fast fashion, iniciar un estilo de vida basura cero, comer menos -o dejar- la carne, etc. Muchas son las intenciones que podemos tener en mente y que de verdad queremos trabajar este año que viene, pero antes de lanzarnos de lleno a ellas, vale la pena tomarnos un minutos para planificar con acciones concretas y reales como alcanzar esa meta. Así, no se trata de llegar al 1 de Enero con nuestro refrigerador vacío de productos de origen animal y luego, así como por obra de magia, iniciar una vida vegetariana o vegana desde cero (aunque eso no signifique que a algunas personas eso le funcione). 

Aquí la propuesta es a hacernos cargo de nuestras dudas, delimitarlas e ir abordándolas de manera realista, consciente y adulta, es decir, con acciones que podamos cumplir dado nuestro contexto y nivel de información. Así, a medida que vamos alcanzando nuestras metas y aprendiendo más sobre ellas podremos aumentar el alcance, profundidad y compromiso con nuestras futuras acciones. Si bien no podemos cambiar en mundo en un día, si podemos hacerlo día a día.

Por ejemplo, si tienes intenciones de ser un consumidor de moda ética, entonces puedes partir por ver el documental True Cost, leer un libro de moda sustentable, conocer a los diseñadores de moda slow que hay en tu país o ciudad, entre otros. 

3. Ritual: Conectar con nuestro propósito.

Las acciones concretas son fundamentales para poder alcanzar nuestras metas, pero en el camino no debemos olvidar que nosotras o nosotros, humanos también somos parte de este proceso de cambio, somos sujetos emocionales con intenciones y ambiciones personales. Dado lo anterior, también nos parece importante poder tomarnos un momento íntimo, nuestro, esa pausa tan necesaria en estos días. Y es que alineadas con nuestros deseos más íntimos y potencial somos capaces no hacer cambios, sino también sentirlos como propios. Pero ¿por dónde partimos?

Conversamos con Francisca Valdivieso, Fundadora de Luna Kali (esa cajita hermosa para hacer un ritual de año nuevo que fue parte de nuestro catálogo online), quien nos da sus tips para hacer nuestro propio ritual en vísperas de año nuevo. 

1. Crea un espacio tranquilo para estar en contacto contigo misma.

Un lugar donde puedas estar en silencio, sin ser interrumpida. En ese espacio puedes prender una vela, o si quieres poner música, prender inciensos o meditar antes para relajarte. 

2. Has un resumen mental o escrito de lo que fue tu año 2017 y pregúntate qué lecciones aprendiste, qué quedó pendiente, de qué estás orgullosa. 

Para poder intencionar este año que viene es importante poder revisar qué significó para nosotras el año que nos está dejando, cómo fue y desde ahí tener una mayor claridad sobre lo que esperamos para el próximo.

3. Trata de alinear tu intención de manera que sea un trabajo interior y exterior: Qué quieres lograr concretamente y cómo quieres crecer interior y espiritualmente.

Qué crees que te haría bien trabajar como persona (alma) y cómo eso podría eso alinearse con lo que tú quieres a nivel material, de relaciones, trabajo u otro tipo de metas.

4. Crea un objeto talismán que represente tu intención todo el año. 

Así, este momento de soledad no solo nos permite conectar con nosotras, sino también quedar con algo, un objeto personal que represente y nos recuerde nuestra intención. Por ejemplo, puede ser un cristal, algún objeto de tu casa o lo que a ti se te ocurra. 

Por último, no nos queda más que agradecerles por acompañarnos este año, por sus comentarios, sus visitas y su constante buena energía con Franca. y las personas que trabajan con nosotras.

Las esperamos este 2018 con muchas sorpresas y nuevos desafíos, siempre con la intención de hacer de nuestra plataforma un punto de encuentro y difusión para #Unanuevaforma de vestir, hacer y vivir. 

¡Nos vemos muy pronto!